Skip to content
11 abril, 2011 / Colectivo Libros Buenos

Mario Vargas Llosa y elecciones en Perú: un frente unido por la literatura y la moral latinoamericanas


Las elecciones del Perú pueden transformarse en una seria amenaza para el equilibrio de la cultura y literatura latinoamericanas. Es esencial un frente amplio intelectual para que prime la democracia, la cultura y los libros buenos en el país hermano del Perú y en el continente.

Las noticias que han llegado desde el norte son escalofriantes: el Perú, nación rica y llena de historia, vivió este domingo 10 de abril las elecciones presidenciales, que tienen como ganador en la primera vuelta al candidato Ollanta Humala, político de recalcitrante nacionalismo, y que, a partir de sus discursos y diatribas al pueblo hermano del Perú, amenaza con desestabilizar la presencia de los libros buenos en las bibliotecas y librerías de esa nación. Ya lo preguntó Vargas Llosa, en una capacidad no solamente literaria, sino de estupenda clarividencia, propia de los escritores que marcan una época: “¿en qué momento se jodió el Perú?”, si la cultura continental, la verdadera reserva moral de nuestro subcontinente no hace algo, puede ser que esa fatal pregunta tenga una respuesta, que equivaldría a la puñalada trapera que reciban los libros buenos y la cultura del Perú y de todo un continente.

Por cierto que no son buenas noticias para Latinoamérica, puesto que se ha obliterado la opinión del faro iluminador de la política y la literatura del continente latinoamericano: Mario Vargas Llosa. Y las elecciones en las cuales ha triunfado en primera instancia una propuesta de corte chavista y amenazadora para el equilibro cultural del continente, no han sido el único momento en el que el muy merecido Premio Nobel de Literatura ha sido perseguido por la maquinaria intelectual de izquierda. Baste recordar el bochornoso incidente en el que un puñado de ¿intelectuales? argentinos (no fueron más de tres o cuatro) manifestó publicamente, y con una desfachatez pasmosa su desacuerdo con que el enorme autor de La ciudad y los perros, de participar en cierta feria del libro que se iba a realizar en Argentina, cuya cultura tomada de pies y manos por el izquierdismo imperante, está hoy tremendamente sobrevalorada, y no es más que un triste remedo nostálgico de mejores épocas de una nación que supo ser grande.

Hoy no podemos dejar de coincidir con Mario (permítase esa familiaridad) en cuanto a que una segunda vuelta entre el señor Humala, y la candidata asiática Fujimori serían una elección “entre el sida y el cáncer”. Revisando sus programas de gobierno, y comparándolos con el de nuestro Presidente Sebastián Piñera, no encontramos un sólido programa cultural. Brilla por su ausencia el desarrollo de libros buenos, y por Dios que necesita libros buenos el Perú, una nación subdesarrollada, que no ha llegado a los niveles que Chile ya conquistó en el transcurso del último año, que lo ponen en las puertas de una nación desarrollada, y con una cultura en recuperación, luego de 20 años de vandalismo, declive moral e imperdonable desidia por parte de los gobiernos de la Concertación, que se despreocuparon del desarrollo de la cultura y la educación, y hoy Chile paga los costos de ese descalabro.

En ese sentido, opinamos que, en pos de la cultura peruana y la sana intelectualidad y literatura latinoamericanas, es necesario que Chile haga su parte para apoyar a Mario en esta tarea de paliar el inminente marasmo en el que el Perú se convertirá una vez asumido el gobierno de quienes postulan hoy al sitial de la Casa de Pizarro, con la aplicación de las siguientes medidas:

  1. Traslado desde París hasta Lima del actual embajador don Jorge Edwards. Fundamental para crear un frente unido ante la avanzada de izquierda, ambos amigos, unidos, pueden potenciar el acervo moral e intelectual que hoy detenta la figura de Mario Vargas Llosa.
  2. Conversación con Roberto Ampuero para encabezar la agregaduría cultural de nuestro cuerpo diplomático en Lima. Es cierto que el autor de Nuestros años verde olivo declinó trabajar para Chile desde el Gobierno, en una decisión respetable, pero que no deja de ser sorprendente y algo desilusionante, pero es necesario volver a conversar con él para que integre nuestra legación en el Perú, y sume su experiencia desenmascarando los oscuros y nefastos efectos del marxismo en la vida de las naciones. La unión de mentes preclaras es esencial para llevar por buen camino la vida de las naciones, y el complemento de Ampuero, más Mario y don Jorge Edwards sería un polo intelectual potente para contrarrestar la ideología que hoy fluye por pueblos y ciudades peruanas.
  3. Aporte de figuras señeras en la literatura infantil y juvenil. Cuando hablamos de esto, hablamos del aporte invaluable que puede hacer la literatura de DON José Luis Rosasco, en la educación sentimental del pueblo peruano. El proceso de culturización óptima de un país pasa, necesariamente, por el entrenamiento de su sensibilidad, corazón y sentidos, cosa que la historia reciente del Perú nos prueba que no ha pasado. Es tarde por esos peruanos adultos, pero no es tarde para aquellas generaciones venideras.
  4. Aporte de figuras intelectuales juveniles chilenas. Escritores como Francisca Solar, o poetas como Patricio Navia, que están marcando tendencias y pautas culturales y literarias en Chile deben servir al bien continental y colaborar en el freno a la ofensiva marxista en el Perú. Es necesario que en la juventud del Perú se introduzcan los valores que escritoras como Francisca Solar han plasmado de forma tan excelsa en sus libros, fuentes de riqueza y aprendizaje que son necesarias en Chile, pero que el momento político las hace urgentes en el Perú.
  5. Edición y envío hacia el Perú de los libros que componen el Bicentenario Metrogoldin y el Bicentenario Portaliano. Por cierto que Libros Buenos no quiere quedarse afuera de esta necesaria tarea, por lo tanto, pedimos la edición y envío de los libros que componen nuestras propuestas, y su envío como embajada de buena voluntad hacia el Perú, con tal de que sean distribuidos en escuelas y bibliotecas peruanas.
  6. Campaña “Poesía por el Perú libre”. Esta campaña, un festival de poesía chilena, dedicada a la patria peruana, sería encabezada por la primera poeta de Chile, Teresa Calderón, como parte de sus primeros aportes al Gobierno del Presidente Piñera, que ella ha apoyado con fervor y verdad, sustentando con poesía el cambio que Chile ha experimentado, y el que debe experimentar todavía para ser una nación que deje atrás el yugo concertacionista. El Perú también debe verse beneficiado de esa capacidad de entrega cultural. En estas jornadas de cultura, poesía y democracia (con lecturas de obras de Teresa Calderón, Octavio Paz, Jorge Luis Borges, y pasajes líricos de la prosa de Mario Vargas Llosa y Roberto Ampuero) acompañarán en declamación el actor Luis Gnecco y de Ignacia Allamand, quien es, esencialmente, hija del actual Ministro de Defensa, Andrés Allamand.

Estas medidas son las primeras, pero por cierto que serán necesarias otras para erradicar la incertidumbre que cuelga sobre nuestros hermanos peruanos, que han sufrido, y no merecen sufrir lo que hemos padecido en Chile: 20 años de un régimen oscurantista que socavó la cultura dañando a un país completo. Tenemos fe y confianza en que ese destino aciago no suceda, si es que nuestra verdadera intelectualidad se une en pos de una nueva Latinoamérica.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: